DIY de Paredes Decorativas de Juegos para los Niños

A los niños les encanta dibujar en las paredes, pegar calcomanías de los personajes favoritos y esto en ocasiones atenta contra el estilo de decoración de una habitación muy bien organizada y en donde cada elemento tiene un papel importante para lograr el equilibrio perfecto.

¿Qué tal si haciendo caso a las necesidades de los niños de expresar su creatividad se destina una pared solo para ellos?

Lograrlo es muy sencillo y no requiere de un laborioso trabajo de arte y menos pagar mucho dinero para lograrlo, además los más pequeños de la casa estarán felices de poder dar rienda suelta a su imaginación.

A continuación tres ideas que sencillas de hacer y que no requieren de mucho presupuesto.

1.- Una pared para dibujar

Que los niños tengan un gran espacio en la pared e su habitación para dibujar es una gran idea. Lo único que hay que hacer es empapelar de blanco parte de una pared y colocar pequeños peldaños de madera donde puedan ordenar sus creyones de cera o acuarela. Si en la parte superior de la pared se colocan banderines y a los lados pequeños dibujos alusivos al arte los niños estarán encantados.

2.- Una pequeña sala de teatro

Con un par de cortinas rojas y algunas cajas de cartón se puede lograr hacer un pequeño escenario de teatro para marionetas. Los personajes se elaboran con calcetines viejos y si se coloca en la arete superior un cartel con el nombre del pequeño lograrán una pared muy creativa y un espacio de juegos del que el niño no querrá salir. Lo mejor es que se puede hacer todo con material reciclable.

3.- Una pared pizarra

Hacer una pizarra en una pared es muy sencillo y lo mejor de todo es que todos los miembros de la familia pueden detenerse en ella a escribir o decorarla.

Para lograr una pared pizarra muy funcional lo primo es marcar con cinta adhesiva de pintor un área cuadrada y luego se aplica una capa del producto llamado tapa poros, 24 horas después se aplica una capa de pintura para pizarra y cuatro después una segunda capa.

Cuando se seque la pintura, la pared estará lista para cualquier creación de los más pequeños.

Las habitaciones de los niños son espacios donde se pueden lograr ideas de decoración maravillosas y si se conjugan con los juegos que más les gustan se pueden lograr espacios hermosos, funcionales y muy divertidos. Así que ¡manos a la obra!